sábado, 6 de junio de 2009

Terminator Deception


Escribo esto a pocas horas de haber visto la película TERMINATOR SALVATION. Aún trato de recuperarme. Bien. La saga de Terminator la conocemos todos, así que no hace falta presentarla (si alguien lee esto sin saber de lo que hablo, que corra a ver las dos primeras entregas YA YA YA estás malgastando tu vida, imbécil).

La verdad es que tras la tercera entrega empezaron los problemas. Esa película apestaba a producto comercial destinado a robar dinero de los millones de seguidores de la saga, pero aún así creo que la película tenía aún un poco de atractivo por la presencia de Schwarzenegger, que a pesar de ser un actor limitado en cuanto a interpretación, era capaz de desprender carisma a raudales. La idea de la cuarta parte, olvidarse del presente para narrar la guerra del futuro entre hombres y máquinas para reiniciar la saga, era la única opción ahora que nuestro querido Terminator trabaja mandando en el Estado más poderoso de los EEUU. Un soplo de aire fresco. Nuevas ideas. Nuevos temas, conflictos y personajes que explorar. Pues parece que los productores no han pensado en eso, sino en efectos especiales, explosiones, disparos, explosiones, efectos especiales y algunos disparos más adornados con más explosiones. Ah, y unas cuatro gotas y media de sangre. No podían perder la oportunidad de abrir las carteras de los inocentes menores de edad. Pero empecemos por lo bueno:

La película presenta unos efectos especiales dignos de elogio que todos los amantes del cine de acción como yo disfrutaremos con alegría y alboroto. Aunque huelan a ordenador están muy logrados y es una gozada presenciar por primera vez a un T-800 completamente desnudo moverse con fluidez y maestría (aunque siempre he pensado que los movimientos espasmódicos típicos de los animatronics de los 80 tenían un toque espeluznante que ponían los pelos de punta: véase el T-800 de la primera entrega, o el malvado robot de Robocop). Las escenas de acción son espectaculares, y cumplen su cometido. Por otro lado, la fotografía y dirección artística de la película presenta una imagen desaturada y estilizada que ayuda en cierto modo a desconectar de las películas anteriores y presentar el futuro post-apocalíptico como un nuevo comienzo nada esperanzador. Y hasta ahí digo basta. No hay nada más positivo. A cagarse en todo pues:



Para empezar, esta película no hay por donde cogerla. Me explico: vale que hablamos de de cine de acción- ciencia ficción, pero una cosa es tener un guión sencillo y otra muy diferente un guión que parece escrito por un estudiante de 2º de carrera de Audiovisuales. La premisa de la película es totalmente ilógica y se carga todo el trabajo de ambientación y canonidad de las anteriores entregas. Básicamente los buenos descubren algo milagroso que puede hacerles ganar la guerra contras las maquinas, y se pasan toda la película malgastando metraje con diálogos insulsos hasta que el tercer acto les da motivo para actuar (es el tercer acto, ¡¡si no hacen nada se les acaba el tiempo!!). Para rellenar esa espera observamos las vivencias de unos terceros personajes que lo pasan realmente canutas, pero el problema es que dichos personajes están tan mal presentados y construidos que durante las escenas de persecución uno ni se inmuta porque la verdad es que nos da igual lo que les pase.

Y ahí radica otro problema: los personajes son totalmente inocuos. Marionetas de un engranaje que sólo se preocupa de la forma y olvida el contenido. No voy a responsabilizar a ningún actor en concreto, porque creo que lo han hecho lo mejor posible con el guión y director que tenían delante. Christian Bale nos presenta a un John Connor gritón y forzadamente emotivo, que para colmo no muestra ningún carisma ni ingenio propios del que debería ser ya el JOHN CONOR DEFINITIVO (nos quieren hacer esperar para la hipotética segunda parte, la cual espero que no se ruede jamás). De Sam Worthington sólo puedo decir que su personaje, si bien es el mejor construido, en realidad es el más conflictivo por el hecho de que se le da excesivo protagonismo en una película que debería tratar de otra cosa que de los conflictos internos de un... (el que vea la película sabrá el resto de la frase). Dallas Howard pone cara bonita y barriguita para que sepamos que Connor Jr viene de camino. Y ya está. Porque ningún personaje más tiene el más mínimo peso en el relato. A Dallas Howard la nombro porque aún me sorprende que esté en esta película.


Y ahora criticaré lo que más me ha decepcionado de la película: la falta de detallismo. La película entera está despojada del más mínimo detalle lógico y realista, no se nota ningún mimo a la hora de planificar las escenas. McG demuestra ser un director que se deja llevar por los instintos más básicos de la narración, sobrevalorando por completo la causalidad de las acciones y por tanto la verosimilitud de toda consecuencia, ya sea ésta negativa o positiva. Por ejemplo, se supone que los personajes viven en un mundo destrozado desde hace años, escondidos en bases que parecen poco menos que cloacas pero aún así todas las mujeres aparecen con peinados Pantene y maquillajes dignos de pasarela. Los nombres de las máquinas enemigas son a cada cual más ridículo, no pude evitar echar unas cuantas carcajadas cada vez que un personaje soltaba totalmente serio frases como “Nos persiguen motos-terminators!” o “¡Cuidado! ¡Un cazador asesino!” o “Ése es el valle de la muerte de Skynet...”. Ridículo. Cosas como que un hombre caiga a 200km sobre el agua rebotando sin parar sobre la superficie y que su ropa salga como de la tintorería del percance, que todo un ejército sin excepción desobedezca a sus generales porque un tipo se lo pide por la radio, que un helicoptero vuele junto a una explosión nuclear o que los rebeldes se atrevan a iniciar una operación a corazón abierto al aire libre son cosas que a mí no me ayudan para nada meterme en la película y sólo me dejan con el amargo sabor de un producto que huele a caja registradora y no a nueva entrega de una saga mítica del cine que ha muerto definitivamente pero que siempre pervivirá en sus dos primeras entregas.

Soy consciente de que esta crítica negativa se respalda en el peso de magnífica obra que representa la saga Terminator, pero eso es lo que tiene hacer una secuela. De no tratar sobre Terminators, consideraría que la película es dignamente entretenida y recomendable para pasar un rato.

PD: por último, solo quiero aconsejar a John Connor que si hay quinta entrega, que evite pilotar helicópteros. Déjalo Johnny, no insistas.

5 comentarios:

Loren dijo...

Tío, estoy totalmente de acuerdo con tu entrada... es más lo suscribo todo. Me he llevado un chasco enorme, que ganas de follarse dos de las mejores películas de ciencia ficción. Y lo hacen siempre! Anda que no se hubiese quedado bien Alien con las 2 primeras, o Terminator, o Depredador, y muchas otras más... En fin, money, money, money, y encima hemos colaborado con nuestros 7€ joder! Un saludo
PD: La viste en inglés? Es que cuando hablaba Bale me parecía Batman a ratos tío, ya podría cambiar el tono de voz...

Gaziello dijo...

Nops, la ví en español por culpa de Luis, pero bueno viendo el resultado me da igual. He oído que Bale se moló tanto a sí mismo en Batman que le cuesta dejar de ronquear la voz...

Thanos_Malkav dijo...

Yo aún no la he visto, y la verdad es que no esperaba un peliculón del nivel de las dos primeras, pero saber que el nivel de esta es tan bajo quita las ganas de ir a verla...

Gaziello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gaziello dijo...

Thanos, mi consejo es que esperes a que salga en dvd... y que te bajes un dvd-rip. En mi opinión es tirar el dinero.